the-new-york-times.bmp The New York Times publica un artículo sobre los bots

The New York Times publica un artículo sobre los bots

El diario estadounidense trata de arrojar algo de luz sobre el funcionamiento de estos programas informáticos
16 de marzo de 2011 a las 12:01 Jorge Vales
Fotografía de la sede de The New York Times

El New York Times publicó el pasado lunes un artículo sobre la proliferación de bots en Internet.

Para los más despistados, la palabra bots es una abreviatura de robots. Se trata de unos programas de ordenador diseñados para jugar al poker de forma automática.

El artículo está firmado por Gabriel Dance y en él habla sobre la experiencia de un jugador de 36 años llamado Bryan Taylor.

Taylor asegura que durante una partida en PokerStars descubrió que había tres bots jugando contra él. Lo supo cuando analizó el juego de los tres jugadores y comprobó que tenían un estilo de juego muy similar.

En julio de 2010, PokerStars decidió, gracias al relato de Taylor, cerrar las cuentas de sus rivales. Algo parecido también sucedió en octubre en Full Tilt Poker.

“PokerStars sigue invirtiendo recursos para combatir los bots”, afirma Michael Josem, security manager de la sala de la pica roja. “Cuando un jugador es identificado como un bot, es expulsado tan pronto como sea posible”. Sus ganancias son confiscadas y la compañía “indemniza a los jugadores”.

Sin embargo, los bots de poker se venden a través de Internet. Shanky Technologies vende licencias de Holdem Poker Bot –principal objetivo de Full Tilt el pasado octubre- por 129$. Biran Jetter, co-fundador de Shanky Technologies, aseguró en una entrevita que 400 de sus clientes habían sido baneados de Full Tilt.

Jetter afirma que la sala se había quedado con 50.000$ de sus clientes. Aunque también añadió que la casa estaba renunciando a, por lo menos, 70.000$ mensuales por la desarticulación de estos bots.

“Ellos realmente querían que nos fuésemos. No creemos que otras salas de poker que apoyamos vayan a tomar una decisión financiera parecida”.

De acuerdo con PokerScout.com, existen más de 600 sites donde poder jugar al poker. Jetter dijo que, si bien Shanky no tiene “relaciones oficiales con las salas de poker”, algunas miran para otro lado cuando los bots están jugando.

“La gran mayoría de los bots son muy malos”, dijo Billings Darse, ex jefe de análisis de datos de Full Tilt. “Más del noventa por ciento está perdiendo dinero”.

Esto puede deberse a que la tecnología de los robots se encuentra todavía en su infancia, lo que sería la razón por la cual muchos operadores no han querido acabar con ellos. Los bots no son jugadores estelares, pero gracias a los avances del software están mejorando.

A diferencia de un bot de ajedrez –un juego de información perfecta-, el bot de poker hace la mayor parte de su trabajo antes de que se reparta la primera carta. A pesar de la gran memoria disponible que poseen los ordenadores actuales, tener información sobre cualquier posible escenario parece inverosímil.

Muchos de los robots de poker disponibles en Internet fueron construidos por los programadores como hobby. Algunos compradores piensan que puedan ganar dinero jugador al poker, pero muchos otros los emplean en ejercicios intelectuales. Jetter dijo que los compradores pueden programar sus bots para usarlos en diferentes circunstancias, para luego aplicar esos conocimientos al juego real.

“El uso de un bot es en realidad una extensión natural de poker online”, dijo Jetter, quien ha vendido más de 5.000 copias del Holdem Bot desde que este se introdujese a principios del año 2008.

Tras la alarma que dio en su momento Bryan Taylor, PokerStars encontró otros diez bots y devolvió más de 57.000$ a los jugadores que habían perdido dinero con ellos.

La llegada de los bots al poker puede ser otro signo de un mundo emergente, donde los seres humanos se encuentran con los robots en una base diaria. La gente ya habla con bots cuando llaman a un servicio de atención personal.

Taylor trabaja ahora con PokerStars, tras descubrir que estaba enfrentándose a varias máquinas.

El profesor Sandholm, perteneciente al grupo de investigación en la Universidad Carnegie Mellon de Pittsburgh, afirma que “los robots pueden competir con buenos jugadores, pero no todavía con el mejor.

ir a inicio de página