Black Friday: 1.º aniversario del día que cambió la historia del poker online (I)

13 de abril de 2012 Antonio Carrasco

El próximo domingo será 15 de abril. Habrá pasado justo un año desde el Black Friday. Aquel “Viernes Negro” cambió la historia del poker. Por eso, hemos decidido revisar cómo fue aquel día y qué consecuencias tuvo en esta serie de artículos.

Black FridayEl viernes 15 de abril de 2011, el Department of Justice (DoJ) de los Estados Unidos detuvo a los fundadores de PokerStars (PS), Full Tilt Poker (FTP) y Absolute Poker (AP), que entonces eran las salas de poker online que tenían más jugadores residentes en los EE. UU. Fueron acusados de haber cometido diversos delitos, como fraude bancario, blanqueo de dinero y juego ilegal, así como de actuar en contra de la Unlawful Internet Gambling Enforcement Act de 2006 (UIGEA), que prohibía las transacciones económicas hacia sitios de juegos online de azar. Las tres salas tuvieron que suspender a la fuerza sus actividades en todo el país.

Finalmente, 11 fueron los acusados durante el Black Friday por la justicia federal: Isai Scheinberg, Raymond Bitar, Scott Tom, Brent Beckley, Nelson Burtnick, Paul Tate, Ryan Lang, Bradley Franzen, Ira Rubin, Chad Elie y John Campos.

Inmediatamente, PS y FTP trataron de tranquilizar a sus jugadores afirmando que su dinero estaba seguro. Y sus servicios de atención al cliente se vieron desbordados por la llegada masiva de consultas.

Las consecuencias, no obstante, para las salas fueron nefastas. Los casinos aliados a PS (Wynn) y FTP (Station Casinos) rompieron sus respectivos acuerdos de colaboración. La Fox canceló la emisión de los programas de televisión Big Game y Million Dollar Challenge, patrocinados por PS. FTP canceló la Onyx Cup (que había de comenzar el 11 de mayo en Las Vegas). Las tres salas recibieron miles de solicitudes de retiro de dinero, procedentes de jugadores de todo el mundo. Y sufrieron una tremenda reducción del tráfico.

Por su parte, los jugadores residentes en los EE. UU. comenzaron a plantearse la emigración o la adaptación al juego en vivo. Y los distintos grupos promotores de la legalización federal del poker online (como la Poker Players Alliance o la American Gaming Association) mostraron su indignación por las acciones del DoJ.

Las salas comenzaron a negociar con el citado DoJ para devolver el dinero a los jugadores residentes en los EE. UU. PS cerró dicho trato el 20 de abril y a mediados de mayo ya había devuelto 100 millones de dólares a sus clientes norteamericanos. No obstante, las otras dos salas tuvieron muchos más problemas.

De hecho, Blanca Gaming, propietaria de AP, decidió despedir a parte de sus trabajadores y a todos los miembros de su equipo de jugadores profesionales para tratar de salvar la empresa y poder satisfacer las peticiones de retiros de sus clientes.

FTP, por su parte, anunció que estaba planificando la devolución del dinero de los jugadores, pero sin dar fechas concretas.

Doyle Brunson decidió abandonar su propia sala de poker online, doylesroom.com, al seguir esta ofreciendo servicios de poker online con dinero real en los EE. UU. La sala siguió utilizando la imagen de “Texas Dolly” contra su voluntad..., pero solo unos días, ya que a mediados de mayo fue acusada por el DoJ por juego ilegal blanqueo de dinero.

Black FridayUno de los acusados durante el Black Friday, Bradley Franzen, procesador de pagos para PS, FTP y AP, decidió declararse culpable en la vista previa del juicio y pasó a colaborar con la justicia para aminorar sus penas.

A finales de mayo comenzaron las World Series of Poker, con gran éxito de participación pese a los indicentes sufridos por las salas de poker online en los EE. UU. Phil Ivey anunció que no las jugaría por solidaridad con los jugadores que tenían su dinero congelado en FTP y denunció a Tiltware, la proveedora de software de la sala, por incumplimiento de contrato (falta de pagos), reclamando 150 millones de dólares por daños y perjuicios. Ivey encontró el apoyo de pros como Tom Dwan, Daniel Negreanu o Andrew Robl. No obstante, la filtración de los detalles de la demanda le hizo perder mucha imagen y sufrir grandes críticas en la comunidad de poker.

FTP reaccionó asegurando a sus clientes que no había riesgo de quiebra y que estaba preparando la devolución del dinero. No obstante, también comunicó que la Alderney Gambling Control Commission (AGCC) estaba investigando su situación financiera.

Mientras tanto, algunas salas de poker online seguían ofreciendo sus servicios a los jugadores residentes en los EE. UU. Entre ellas, podemos destacar Bodog, la Cake Network, la Everleaf Gaming Network, la Yatahay Poker Network y, sobre todo, la Merge Network (la red de Carbon Poker o Lock Poker), que se benefició tanto del bloqueo de las tres grandes, que tuvo que cerrar temporalmente sus salas para poder asumir un aluvión tan grande de tráfico.

Durante el mes de junio, se filtró una noticia que podríamos calificar como “friki”. Parte del dinero confiscado por el DoJ a las salas para asegurar las devoluciones a los jugadores residentes en los EE. UU. (casi medio millón de dólares) fue donada al Departamento de Policía del Condado de Anne Arundel por su participación en las investigaciones. La nueva fue recibida con gran indignación por cuantos tenían dinero congelado.

Poco después, salió a la luz el estado de la red Cereus (proveedora de AP). A mediados de junio había perdido ya el 96% del tráfico y acumulaba deudas por valor de casi 54 millones de dólares. Y lo peor es que solo tenía 5 o 6, de los que 3 los entregó a sus empleados costarricenses. Entonces, su quiebra parecía inevitable y los jugadores con fondos congelados perdieron prácticamente sus esperanzas de recuperarlos.

Mientras tanto, FTP seguía su decadencia. Ya había perdido la mitad de su tráfico cuando comenzaron a aparecer potenciales inversores, como Jack Binion -hijo de Benny Binion, el fundador de las WSOP-. Y entonces, le sobrevino la debacle. El 29 de junio, la AGCC decidió suspender temporalmente su licencia de juego, teniendo en consideración las acusaciones de la sala durante el Black Friday y su incapacidad para hacer frente a las solicitudes de retiro de dinero de los jugadores. A partir de este momento, la sala quedó cerrada y las cuentas de los jugadores de todo el mundo congeladas.

La situación de FTP era ya crítica. No obstante, en esos momentos comenzaron a circular abundantes rumores sobre la entrada de inversores externos o sobre la “inminente” venta de los activos europeos.

FTP y la AGCC comenzaron a negociar el alzamiento de la suspensión cautelar de la licencia y acordaron una comparecencia pública en Londres el 26 de julio.

Mientras tanto, seguía el incesante goteo de jugadores exiliados de los EE. UU. Uno de los pros más destacados de los high stakes, Phil Galfond, abandonó su espectacular residencia de New York, para ir a vivir a Canadá. Pero suerte tuvo Daniel Cates, ya que las autoridades canadienses le impieron acceder al país por no tener los papeles en regla. “Jungleman” protagonizó un episodio muy grotesco.

La audiencia de FTP ante la AGCC resultó un fiasco completo. A petición de la empresa, fue a “puerta cerrada”, lo que molestó a los asistentes y, en general, a toda la comunidad pokerística. Alderney decidió aplazar la resolución del tema de la licencia. hasta una nueva comparecencia, que habría de tener lugar antes del 15 de septiembre. La AGCC quiso dar tiempo a los dueños de FTP para que cerrasen la venta de las empresas europeas a un misterioso grupo inversor. Y pese a que explicó que tomaba dicha decisión buscando el bien de los jugadores, la medida provocó un auténtico aluvión de críticas en las redes sociales y los medios especializados.

Mientras tanto, FTP buscó una solución alternativa al problema de la autorización. Inició los trámites para conseguir una licencia secundaria ante la Kahnawake Gaming Commission y sus gestiones fructificaron ya que en agosto logró tal permiso.

Así mismo, FTP limó asperezas con la AGCC, saldando la deuda que mantenía con la comisión: unas 250.000 libras esterlinas. Dicho débito había sido una de las causas de la retirada cautelar de la licencia de juego.

Así mismo, decidió sanear su economía eliminando costes y lo hizo despidiendo a parte de sus empleados en las empresas radicadas en los EE. UU. Y a finales de agosto, trató de tranquilizar a los afectados por el bloqueo de cuenas, informando que mantenía negociaciones paralelas sobre la venta de la empresa con varios grupos inversores interesados y que la cúpula directiva sería completamente sustituida tras el cierre de la operación. Y, así mismo, comunicó que el DoJ le había requisado 115 millones de dólares que el citado organismo utilizaría para la devolución de los fondos congelados a los jugadores residentes en los EE. UU.

Ya entrado septiembre, FTP fue demandada por la Oficina del Consumidor de Canadá ante el Tribunal Superior de Quebec.

Audiencia de FTP ante la AGCCFinalmente, la audiencia de FTP ante la AGCC volvió a convertirse en un foco de polémica. Prevista inicialmente para el 15 de septiembre, fue retrasada al 19, tuvo lugar a puerta cerrada y duró unos cuantos días.

Mientras esta se celebraba, le explotaron a FTP nuevas bombas informativas. La oficina del Fiscal de Manhattan acusó a los miembros de la directiva de la empresa (Ray Bitar, Rafe Furst, Howard Lederer y Chris Ferguson) de embolsarse más de 440 millones de dólares procedentes de las cuentas de los jugadores, siguiendo un “esquema Ponzi”. Y prácticamente al mismo tiempo, PokerStars anunció su voluntad de desarrollar su propio “Rush Poker” (el actual “Zoom Poker”), eliminando la principal ventaja competitiva de su rival.

Finalmente, el 22 de septiembre se conoció la decisión de la AGCC: la revocación definitiva de la licencia de juego de FPT.

No obstante, ese mismo día, para aliviar las tensiones, FTP anunció la inminencia de un precuerdo de compra-venta con un grupo inversor francés. Y el 23 de septiembre apareció publicado por primera vez, en los medios franceses, que los futuros compradores de FTP serían los Tapie.

El 29 de septiembre, la AGCC publicó en su web un comunicado oficial que confirmaba la revocación de la licencia de juego de FTP, ante la incapacidad de la empresa de devolver los fondos congelados a los jugadores. La nueva no gustó nada ni a FTP, ni al DoJ. FTP afirmó que la decisión de la comisión complicaba aún más la venta de la empresa y el DoJ volvió a conminar a los dueños de la sala de poker a devolver los fondos de los jugadores.

Entonces, apareció en escena la figura casi mesiánica del empresario Bernard Tapie, quien anunció oficialmente el 30 de septiembre que había firmado un acuerdo exclusivo con el consejo de administración de FTP para adquirir la compañía, que dicho trato incluía el reembolso de todo el dinero bloqueado en las cuentas de los usuarios y que el futuro de la operación quedaba condicionado a la resolución de la demanda interpuesta por el DoJ

Y así la esperanza volvió a cundir remotamente entre los jugadores que aún tenemos dinero bloqueado en nuestras cuentas de Full Tilt Poker.

Los Tapie

Ir a la segunda parte del artículo del Black Friday.

Antonio Carrasco 'Kaveson' es coach profesional de jugadores de poker.

antonio carrasco

Antonio Carrasco

Antonio Carrasco “Kaveson” empezó en el mundo del poker a finales de 2004. Desde entonces, ha sido colaborador pokerpoquer.com y Poker10.com.

Es autor de distintos sitios especializados de poker (como manualholdemanager2.com o pokermatematicas.com) y suele escribir a diario noticias en Poker10. También es más conocido por sus trabajos de investigación y docencia del poker.

Desde 2008 trabaja como coach personal de jugadores profesionales y semiprofesionales. Sus clases se basan en las matemáticas del poker y en el uso de software de ayuda.

Otros artículos del autor

Mercado abierto y clubes de poker legalizados: el sueño italo-español

28 de enero de 2016 Leer >

Los tells verbales

19 de enero de 2016 Leer >

¿Tienes experiencia y una buena base, pero no logras dar el salto de calidad?

10 de marzo de 2015 Leer >

Otros artículos



ir a inicio de p�gina