Determinando cuanto apostar, por Matthew Hilger

30 de julio de 2008 Artículos de profesionales del poker

Siempre hay dos decisiones claves que debes tomar cuando tomas la iniciativa en no-limit hold’em. Vas a jugar, y de ser así, ¿cuánto vas a apostar? El monto de tu apuesta es siempre muy importante. Si apuestas muy poco con una buena mano, podrías estar invitando a tus oponentes a ligar un proyecto que podría costarte tu stack entero. Si apuestas demasiado, podrías encontrarte en una situación en la cual sólo estás ganado pequeños botes y perdiendo grandes botes. Una parte clave de la decisión de determinar cuánto apostar depende de las pot odds y de las pot odds implícitas.

Este artículo apunta a cómo usar las odds y probabilidades cuando decides cuánto apostar.
También hay que tener en cuenta de que otros factores tales como la presión psicológica son importantes en no-limit.

A veces podríamos apostar poco en una mano grande intencionadamente, esperando que nuestro oponente interprete un bluff y trate de emboscarnos. Otras veces, podríamos apostar mucho, tratando de representar un bluff. Ambas son formas de usar la psicología durante una mano. Dejando de lado la parte psicológica del juego, el primer paso es aprender el fundamento matemático de cuánto deberíamos apostar. Una vez que domines este fundamento, puedes aprender un juego más avanzado en términos de psicología para usarlo contra cada oponente individual.

Protección de tu mano

La cantidad que apuestes en el flop es una decisión crítica en no-limit hold’em. Comencemos con un ejemplo extremo sólo para demostrar éste punto. Estás heads-up en un gran campeonato de póquer y recibes . Las ciegas son de $10.000- $20.000 y raiseas pre-flop a $75.000. Un oponente loose, muy peliagudo iguala. Hay $150.000 en el bote. El flop trae . A ambos le quedan cerca de $880.000 en fichas. ¿Cuánto deberías apostar?

Por supuesto que siempre hay montones de factores que influyen en no-limit, pero vamos a ver uno de los más importantes: Proteger tu mano. Te han flopeado el set más alto y la mesa es relativamente inofensiva. Vamos a asumir que decides hacer slow-play y apuestas $40.000. Tu oponente iguala, y la carta del turn es un . Entonces, en un santiamén ambos estáin all-in. Das vuelta tu set, sólo para ver con exasperación como tu oponente da vuelta para una escalera.
Tu oponente obtuvo unas pot-odds de casi 5 a 1 para igualar en el flop, sin embargo, las pot odds implícitas son críticas en no-limit, de modo que puedes quebrar a tu oponente a veces, o viceversa. En este caso, tu oponente tiene buenas pot- odds implícitas cuando tiene que pagar una apuesta de sólo $40.000 con la esperanza de ligar su milagroso . Él tenía 10.5   1 en contra para ligar la escalera. El debió pensar que la posibilidad de ganar $420.000 justificaba el call. Ya hay $190.000 en el bote, de modo que el podría llegar a extraer $230.000 más de tu stack como para justificar su call. En este caso, si tienes un gran over-pair, hay una muy buena chance de que pueda llevarse todo tu stack si liga una mano enorme. Apostando poco, pusiste a tu oponente en una posición en la que es correcto pagar. La protección de tu mano es crucial para sobrevivir en los torneos de no-limit hold’em.

¿Cómo deberías proteger tu mano?

Regresemos al ejemplo en el cual te quedan $880.000 en fichas. Primero, evalúa el flop para identificar algún peligro. Nota que todas las siguientes manos tienen posibilidades de gutshot: T9, T8, 98, 56, 46 y 45. Este es en realidad un número decente de manos por el que necesitas preocuparte. Un gutshot tiene un 10.5 a 1 de posibilidades de mejorar, por lo tanto, si quieres proteger tu stack de fichas, debes apostar una cantidad como para proteger la cantidad en tu stack y lo que ya está en el bote. Con $880.000 en fichas y $150.000 en el bote, puedes dividir el total $1.030.000 por 10.5, lo que te da aproximadamente $98.000.
Si tu apuesta es ligeramente mayor a esto, algo como $110.000, te aseguras de que tu oponente no tenga las odds correctas para pagar. Si paga, está cometiendo un error. No hay garantías de que ganarás, pero al menos estás forzando a tu oponente a cometer un error debido al monto de tu apuesta. Por supuesto que también podrías ir all-in, lo que realmente desalentaría un call pero también pretendes alentar la acción como para procurarte las chances de ganar un bote grande. Este balance de riesgos y recompensas es una fina línea que es importante evaluar cuando se toman decisiones.
Si tu oponente liga un par en el flop, con una mano tal como con un flop de , el podría pagar, pensando que tiene las odds implícitas correctas como para proyectar a un par doble. Si el liga su doble pareja o trío, lo vencerás. Cuando proteges tu mano, en realidad quieres que tu oponente pague, ya que es un error que lo haga. Nota que aún si apuestas ligeramente por debajo de $98.000, un oponente no debiera pagar, ya que no puede estar seguro de que te sacará todo tu stack. Los $98.000 son una cantidad matemática que verdaderamente protegen tu mano.
Trata de apostar cantidades que pongan a tus oponentes en situaciones en las cuales cometan un error pagando.

Hay tres pasos a dar cuando determinas cuánto apostar para proteger mejor tu mano:

  • Calcular las pot odds y las pot odds implícitas basados en el stack más pequeño entre el tuyo y el de tu oponente. 
  • Determinar los peligros potenciales del flop vs tu mano.
  • Apostar lo suficiente como para que las odds implícitas efectivas que le dejas a tu oponente no justifiquen un call, dadas sus odds de mejorar a una mano ganadora.

El segundo paso merece mayor discusión. La parte clave de esto es entender la textura del flop. ¿Es posible el color? ¿Puede alguien tener un proyecto de escalera abierto? ¿Algún proyecto de escalera gutshot (barriguda)? ¿Podría tu oponente tener cinco outs para trío o doble pareja? Quizás lo más posible es que tu oponente sólo tenga tres outs en un escenario en el cual ambos llevamos top pair ( vs con un flop de ). ¡Todos los flops y todas las manos no son iguales!

Comprende que proteger tu mano no siempre es la única consideración. Algunas veces debes asegurarte de tener la mejor mano. Por ejemplo, podrías tener un over pair y tu oponente podría tener un set. En estos casos, tienes que balancear cuánto quieres proteger tu mano con el probable riesgo de que tu oponente ya tenga la mejor mano.

También considera que protegerse contra odds implícitas no siempre significa proteger tu stack completo. Debieras apostar una cantidad para proteger sólo la cantidad de fichas que piensas comprometer con el bote. Por ejemplo, a veces tu oponente podría ver una apuesta y armar un proyecto, y tu deberás foldear. En estos casos, no le estás dando a tu oponente pot odds implícitas, ya que no estás comprometiendo más dinero en el bote.

Odds y Probabilidades tienen muchas aplicaciones en una mesa de póquer. La psicología aún es importante, pero asegúrate de usar las odds como un fundamento para ayudarte a tomar decisiones cuando tengas que determinar cuánto apostar.

Artículo original en rel="nofollow" href="http://www.pokerpages.com/

*Acerca del autor*
El nuevo libro de Matthew Hilger, "Texas Hold'em Odds and
Probabilities: Limit, No-Limit, and Tournament Strategies",
ya está disponible.
También es el autor del más vendido "Internet Texas Hold'em".


 

El autor es jugador profesional de poker.

artículos de profesionales del poker

Artículos de profesionales del poker

El autor es jugador profesional de poker.

Otros artículos del autor

Los pros y contras de ser activos al principio

06 de febrero de 2009 Leer >

Semi-Farol, por Andy Bloch

05 de febrero de 2009 Leer >

Como jugar los Primeros niveles de Turbo MTTs, por Michael Craig

24 de diciembre de 2008 Leer >

Otros artículos



ir a inicio de p�gina