¿Vivimos en un espejismo?

Los jugadores de High Rollers avisan: No te dejes engañar por las listas de ganadores

La proliferación de torneos de entradas estratosféricas han variado el significado de las listas de premios, que no ofrecen una visión real de los resultados de los jugadores.
Fuente: Pokernews
Vía: Assopoker
13 de septiembre de 2018 a las 11:54 Antonio Romero • @antrodax
Bryn, pobre niño rico (Pokernews)
Bryn, pobre niño rico (Pokernews)

Hoy en día hay uno o varios Super High Rollers incluidos en el programa de cualquier festival que se precie. Cada finde, en alguna parte del mundo, se juega un torneos de 25.000€ de entrada, o aún más caros.

Los medios y el público solemos remitirnos a las cantidades ganadas en estos torneos para medir los éxitos de los jugadores. Ahora mismo, existe un consenso que señala a Justin Bonomo como el mejor jugador del mundo, y el argumento más usado para defenser esta impresión es su ascenso al número uno en la lista histórica de premios del poker en vivo.

Las falacias en las que se puede caer por culpa de una lectura demasiado literal de este tipo de listas no se le escapan a nadie. Por definición, solo se recogen en ellas los premios obtenidos, pero no se compensan los gastos en buy-ins que los jugadores tienen que hacer hasta que la varianza les sonríe y obtienen un gran triunfo. Todos somos conscientes, pero, ¿hasta qué punto?

Antes de la fiebre de los High Rollers, se podía afirmar sin ningún miedo a equivocarte que un jugador que obtuviera uno o dos millones de dólares en premios en una temporada había cerrado el año en positivo. Muy en positivo.

Erik Seidel, uno de los más grandes jugadores de todos los tiempos, ha sido de los pocos jugadore sde la vieja escuela que ha logrado adaptarse a los nuevos tiempos y sumarse a la caravana de los High Rollers con éxito, se mantuvo en el circuito entre 1988 y 2006 sin cerrar una sola temporada con premios de más de 1.000.000$. Bajo ese prisma, casi todos los participantes en High Rollers deberían ser jugadores de éxito, pero últimamente ha habido algunas entrevistas a representantes muy notorios de esa particular especie que han provocado una discusión mucho más profunda sobre la representatividad de las cifras de premios.

El último en hablar sobre la exigencia económica que supone hoy en día el saturado circuito de High Rollers ha sido Bryn Kenney, entrevistado a principios de semana por Pokernews. Las declaraciones que abren la entrevista son contundentes.

"Este año ha sido duro porque todavía no he obtenido una victoria importante, a pesar de lograr muchos deep runs en torneos. El número de entradas caras se acumula, pero si soy honesto la cosa me podría haber ido aún mucho peor. Estoy muy contento con mi juego, que al final es lo único que importa. No puedo controlar la suerte".

Lo verdaderamente sorprendente de estas afirmaciones es que si nos atenemos estrictamente a los resultados, uno hubiera jurado que Bryn podría haber recibido en su casa al periodista de Pokernews metido hasta el cuello en una bañera llena de billetes procedentes de sus ganancias de 2018. ¡Según los cálculos de Hendon Mob, Kenney lleva ingresados 4.901.789$ en los primeros nueve meses de 2018!

Es un dato que no se le ha escapado a uno de sus más asiduos rivales, Daniel Negreanu, que acudió a Twitter para refrendar las palabras de su compatriota.

"Ahora hay tantos torneos masivos a nivel global que incluso cobrando 5.000.000$ nadie te garantiza que tengas ganancias en el año. Es una locura".

Hay que ser muy claros. Si no podemos fiarnos de que 5.000.000$ en premios en una temporada no logren cubrir los gastos y las entradas de un jugador que acuda religiosamente a todos los High Rollers, se nos han terminado las referencias para juzgar la temporada de un jugador.

Los de Kenney y Negreanu pueden parecer casas extremos, pues son jugadores que acostumbran a jugarse el lobby entero de eventos como las WSOP y de festivales online como el WCOOP, en los que hay muchos torneos de juegos mixtos y formatos minoritarios que no todos los jugadores se atreven a disputar.

Pero incluso los más puristas del No Limjit Texas Hold'em sufren con la saturación de High Rollers. En febrero, Adrián Mateos ya dijo en una entrevista que "un jugador de High Rollers tiene que ingresar al menos 3.000.000$ en premios al año, de otra manera no logrará acabar la temporada en positivo".

El ranking del Global Poker Index también comete el pecado de no incluir el ROI real de los jugadores en su algoritmo. Bryn Kenney aparece en 15º lugar en el Top300 y en 25º lugar en el Player of the Year. Es imposible que haya tan solo 24 jugadores ganadores en el circuito, pero a la vez es muy difícil disentir sobre la clasificación de Kenney, uno de los mejores jugadores de la actualidad.

Hasta que alguien encuentre la manera de evaluar con ecuanimidad el circuito de los High Rollers, nos seguiremos maravillando ante la cuantía de los premios, el único baremo que ha funcionado en el poker desde que se inventaron los torneos. Pero que no te engañen las cifras. No todos los regs, ni siquiera los que consiguen hacerse una foto con uno de esos exclusivos trofeos, pueden presentar un balance positivo a finales de año. En realidad, son muchos menos de los que creemos.

 

NOTICIAS RELACIONADAS
2018/09/13 10:44
En este torneo se entregarán 9 tickets de 10€ para disputar El Clásico con 100.00 ...
2018/09/13 10:42
La superación del garantizado del MILLION EVENT, que han disputado 10.300 jugadores, es la gu ...
2018/09/13 10:35
Después de poco más de 3 horas de torneo, se llevó el HU frente a Rubén ...
2018/09/13 07:16
El ruso Denis Strebkov ha conseguido 5 triunfos en el WCOOP 2018. Está arrasando en los torne ...
PROMOCION PartyPoker
Esta es tu oportunidad de oro para beneficiarte de las ventajas que encontraras tras la unificación de las m ...
Liga Liga Poker Fighters (2018)


ir a inicio de p�gina