King 5
Sonríe a la vida

'Smile', una oda a la sonrisa y el carisma de Thor Hansen

El gambler noruego dedicó la más cñalida de las sonrisas a todos los que le acompañaron en los seis duros años de batalla contra un cáncer incurable.
Fuente: ClubPoker
Vía: Pokernews
07 de febrero de 2021 a las 07:47 Antonio Romero • @antrodax
Smile, los últimos alños de Thor Hansen
Smile, los últimos alños de Thor Hansen

En mayo de 1988, en el Binion's, muchos aficionados al poker esperaban ansiosos el torneo de 5.000$ de Stud, un formato el que muchos dieron sus primeros pasos jugando en la cocina con sus padres o sus abuelos.

Johnny Chan podría ser el tipo que más reviuelo levantaba entre las multitudes, el No Limit Hold'em era el juego del Main Event, el preferido de la televisión, pero no era el poker con el que crecieron. Por eso el Stud y el 2-7 Draw tenían torneos de 5.000$ programados entre los 12 eventos de las famosas World Series of Poker, porque merecían un sitio de honor.

En el torneo se acabó imponiendo un extrovertido jugador extranjero, con el pelo largo, lacio y una enorme sonrisa que se cerraba alrededor de un cigarro. Thor Hansen derrotó en la mesa final a Jack McClelland, que luego sería director de torneos en el Bellagio, y a Gabe Kaplan, actor y comentarista que ya había ofrecido sus mejores trabajos como actor fijo en la comedia televisiva "Welcome Back, Kotter" y como cómico en los mejores shows de la ABC. Algún despistado no lo sabría, pero Hansen había aprendido a jugar al Stud a base de estudiar a Doyle Brunson y Chip Reese en las partidas privadas más duras de Las Vegas. Pagando bastante por sentarse a su vera y cruzar cartas con ellos.

Hansen sobrevivió a esa dura escuela, y entró en el más selecto círculo del poker estadounidense, algo que siempre había perseguido desde que jugaba con su hermano en el hipódromo local en su Noruega natal. Bancó a Stu Ungar, y jugó bancado por Larry Flint, por ejemplo, íntimamente conectado a las figuras más prominentes del poker en Las Vegas y en el sur de California, sus lugares de residencia estacional durante muchos años. 

Thor vivió un cambio de siglo antes de volver a lucir un brazalete. El poker había crecido mucho, era 2002. El año siguiente el Main Event lo iba a ganar un tal Moneymaker, pero aunque ya no iba a volver a ser prominente en la nueva era que se avecinaba, Thor ya era una leyenda en su Noruega natal.

La avalancha del poker online sepultó su nombre bajo los de otros compatriotas como Johnny Lodden o Annette Obrestad, pero para el poker de aquellas latitudes solo había un Padrino, y ese era Hansen.

A Thor le dieron la terrible noticia de que tenía un carcer inoperable en 2012. El diagnóstico inicial establecía una esperanza de vida calculada en meses, no en años. Llevaba ya casi una década sin ganar un torneo, se le presentaban las poeres odds de toda su carrera, pero seguía amando tanto la vida como el poker.

Hansen no ocultó su enfermedad, ni las ganas de prolongar sus visitas anuales a Las Vegas, a pesar de retirarse a Noruega junto a su mujer Marcella, a la que conoció en aquel lado del Atlántico. Tal fue la naturalidad con la que aceptó su situación que acabó grabando un documental sobre las alegrías y desdichas que se sucedían durante su lucha diaria contra el maldito bicho.

Hansen, que siempre supo hacerse acreedor al estatus que le otorgaron los colegas de profesión de su país, había acompañado a otro millar de noruegos hasta Dublín en 2015 para jugar los Campeonatos Noruegos de Poker en el exilio.

Ese año, los organizadores eligieron a una asociación dedicada a la lucha contra el cáncer de sangre para recibir la donación anual recaudada en el evento. Un par de jóvenes cineastas viajaron a Dublín para encontrar un par de "actores" entre los jugadores y grabar con ellos unos anuncios para la asociación. Dada la temática, el aura que rodeaba a Hansen en aquel ambiente y el carisma del Padrino, las directoras empezaron solicitándole una colaboración. Horas más tarde, ambas autoras estaban entusiasmados con un nuevo proyecto, narrar la vida de Thor Hansen en un documental.   

El film, de 75 minutos de duración, acaba de ver la luz. Su título, "Sonríe", oculta todas las dificultades que surgieron para su realización. Una de las directoras también había sufrido un cáncer previamente, y recayó durante la grabación. Fue un proyecto personal que hubo que reposar entre otros trabajos, además de que las fuerzas de Hansen solo permitían grabar en periodos de tiempo acotados entre otros en que sus circunstancias, sus escasas fuerzas, no permitían grabar. 

Hansen falleció en diciembre de 2018. Su última caja, la 199ª, fue precisamente en el campeonato noruego de Dublín, solo seis meses antes del desenlace. Nunca llegó su caja 200 en Hendon's Mob.

Celebramos que al fin sale al mercado esta pieza de su legado. Está a la venta en la plataforma Vimeo.

NOTICIAS RELACIONADAS
2021/02/05 12:40
El torneo se jugará el 21 de marzo y parte con $12,5m garantizados. Repasamos la lista de esp ...
2021/02/05 11:02
Elías va a generar un torrente de contenido educativo para su remozada web. Si quieres hacert ...
2021/02/05 09:27
Superó en el HU a "sony28125", cuando se acercaban las 4 horas de torneo. L ...
2021/02/05 09:15
El episodio 8 trajo consigo el regreso triunfal del sheriff Kenney, que enseguida se cobró un ...
PROMOCION 888Poker.es
Estamos regalando 20€ absolutamente GRATIS en forma de Tickets para Torneo a todos nuestros nuevos jugadores. No es ...


ir a inicio de página