Acerca de las malas rachas (III)

15 de mayo de 2012 Nacho Ace

 Hola a todos. Hoy vengo a traerles la tercera y última parte de este artículo, relacionado con las malas rachas. En la primera parte, hemos descripto una mala racha, y definido qué características resulta erróneo atribuirles. Para aquellos que no la hayan visto, pueden leerla aquí: Acerca de las Malas Rachas - Parte 1.

En la segunda parte del artículo (Acerca de las Malas Rachas - Parte 2), hemos tratado cuales son las reacciones erróneas típicas, que deben ser evitadas.

En esta tercera parte, vamos a analizar qué cosas debemos hacer ante una mala racha, y cómo debemos afrontarlas.

¿Cómo debemos responder ante una mala racha?

Aunque esta claro que el póker en el que existe una influencia del azar, y que si el mismo de alguna forma nos está perjudicando o está beneficiando a nuestros rivales, existen ciertas cosas que podemos hacer para evitar agravar este efecto negativo, y para que su impacto sea para nosotros el mínimo posible.

Las malas rachas se asumen de la misma manera que se asume todo lo demás en el póker. Tiene que tomar las decisiones que le permitan ganar la mayor cantidad de dinero posible a largo plazo” (The poker Mindset)

Esto significa intentar tomar las mejores decisiones dentro de las mesas (mientras estamos jugando), y fuera de las mismas (ya sea en la elección de las mesas, el tipo de juego, el trabajo analítico posterior, las condiciones en que nos preparamos a jugar, etc).

Si permitimos que la mala racha nos haga caer en alguno de los errores mencionados en la segunda parte de este artículo, es posible que la misma se agrave, produciendo un estado de depresión y mayor pérdida de confianza, del cual será cada vez más difícil salir, hasta que seamos beneficiados en forma notoria por la suerte. Es decir, perdemos, nos genera depresión y pérdida de confianza, tomamos malas decisiones, perdemos más, y así entrando en un ciclo del cual no resulta fácil escaparse sin ayuda de la suerte.

Para evitar que esto ocurra, debemos evitar las “malas decisiones”, cortando de esta forma con el ciclo mencionado. Si tomamos las mejores decisiones, la mala racha finalizará en algún momento, y habremos hecho lo correcto para minimizar las pérdidas, lo cual es lo mismo que decir incrementar las ganancias a largo plazo.

El capital de juego (Bankroll)

La primera consideración que debemos realizar cuando nos encontramos frente a una mala racha es evaluar si nuestro capital de juego corre peligro.

El Bankroll es una herramienta básica y sumamente importante para el jugador de póker, y la pérdida del mismo podría producir el fin de su carrera.

En mi caso, soy partidario de extremar las medidas destinadas al cuidado del Bankroll. Todas las medidas parecen exageradas cuando estamos ganando y en una buena racha, pero al encontrarnos con un período de pérdidas, estas medidas parecerán justificadas.

He leído muchas recomendaciones de jugar con 30 cajas para un juego de Holdem sin límite (cash games). Esta medida puede parecer exagerada si estamos acostumbrados a ganar, pero es muy posible que no resulte del todo suficiente cuando nos encontremos frente a una mala racha. Hay que tener en cuenta que muchas de estas recomendaciones se hicieron en un período del póker en que existía mucha menos agresión, y quizás el impacto de una sesión negativa era menor de lo que puede llegar a ser en la actualidad.

En una conferencia de Nanonoko a la que asistí en Bahamas, le preguntaron al respecto, y contestó que cuando un jugador hace un All In, el resultado de esa mano no debería cambiar absolutamente nada en la vida de ese jugador, por lo que él recomendaba un mínimo de 100 cajas para cash games.

Cada uno debe estudiar y evaluar cuanto es lo que considera que debe tener para afrontar un cierto nivel de juego o un cierto valor de entradas a torneos, y luego respetar sin hacerse trampas las reglas que haya definido para el manejo del capital de juego.
No detallaré aquí como debe hacerse, ya que depende de muchos factores, como ser modalidad de juego (cash / torneos multi-mesa / torneos sit & go), tipo de mesas (cantidad de jugadores), tamaño de las apuestas, tipo de póker (Holdem con límite, sin límite, Omaha, etc.), cantidad de mesas que se juegan simultáneamente, como así también de la forma y estilo propias de cada jugador, y del nivel de riesgo de las decisiones que suele tomar.

Por todo lo expuesto algo muy importante que debemos evaluar frente a una mala racha es si según las reglas que tengamos definidas para el manejo de nuestro Bankroll, podemos seguir o no jugando el nivel de mesas o torneos que nos encontrábamos jugando. Y de no ser así, no debería haber ninguna duda, y deberíamos bajar de nivel y jugar por menos dinero.

Este tipo de decisiones pueden resultar difícil, ya que suelen ser consideradas como un “retroceso”, además de que si comenzamos a ganar obviamente será más difícil recuperar lo perdido. A pesar de esto, debemos aceptar la realidad, y entender que si no tenemos el dinero suficiente para jugar donde nos encontrábamos jugando, debemos dar ese paso hacia atrás que nos permita afianzarnos, para luego si queremos poder dar el paso nuevamente hacia adelante (aunque esto último no deba ser considerado como algo obligado).

Afrontando la mala racha

En primer lugar, debemos mantener la calma. Aprender a no dejarnos llevar por el pánico nos permitirá afrontar una mala racha. De no ser así, posiblemente estaríamos agravando los resultados, profundizando la misma.

Debemos tomar las decisiones con la mente despejada, de forma de poder abordar el problema en forma objetiva. Si no nos encontramos en estado de calma, no sólo no deberíamos jugar, sino que no deberíamos tomar ninguna decisión relacionada con nuestro juego. Es importante que todas las decisiones que tomemos provengan de un análisis lógico, y no de de un cierto estado emocional en que nos encontremos.

Aunque la mala suerte exista, pensemos siempre que estamos jugando un juego a largo plazo. La mala suerte no durará siempre, y podremos superarla. Debemos estar convencidos de que no seremos uno de esos jugadores que se quejan todo el tiempo de la mala suerte. Estos jugadores generalmente están condenados al fracaso.

Evitar pensar en el dinero perdido, y en el valor que tiene fuera del mundo del póker. Hacerlo, podría generar que intentemos recuperarlo más rápido de lo posible, lo cual podría agravar las pérdidas. Si pensamos en tomar las decisiones correctas a largo plazo en vez de ganar dinero, éste último será una consecuencia de nuestros actos.

El póker es un juego con varianza elevada, y debemos aceptar que lo que nos está sucediendo es inevitable. Es algo que no podemos manejar, y lo mejor que podemos hacer es afrontarlo de la mejor forma que podamos.

Por último, algo muy importante para poder salir de una mala racha, es concentrarnos lo más posible en mejorar nuestra forma de jugar, y en evitar el desquiciamiento (tilt).

El desquiciamiento (tilt)

Desquiciarse es jugar peor de lo que uno suele jugar. Puede haber muchos factores que produzcan este efecto, y uno puede ser una consecuencia de no haber podido mantener la calma frente a una mala racha. Puede manifestarse haciendo que uno deje la cautela de lado, o que juegue cada vez de forma más agresiva y arriesgada para recuperar, o en forma demasiado conservadora intentando perder lo menos posible. O quizás jugará durante demasiado tiempo para recuperar, haciéndolo estando cansado o aburrido.

Siempre que detectemos que nos encontramos en una de estas situaciones, será lo mejor dejar de jugar, y entender que siempre habrá otro día para recuperar.

El ciclo de mejora continua

Este tipo de trabajos debería realizarse no sólo en los períodos en donde nos encontramos perdiendo, sino en forma permanente en la carrera de un jugador de póker. Dedicarse a un ciclo continuo de análisis y mejora durante los períodos de ganancias, hará que se reduzca la duración de una mala racha. Aprender a jugar mejor hará que el efecto producido en forma negativa por el azar se vea reducido.

Si reducimos el “mal juego”, mejoraremos nuestra tasa de ganancias. Si esto ocurre, el impacto de la mala racha en el largo plazo será cada vez menor.

  • Mejore su forma de jugar cuando las cosas salen bien
  • Mejore su forma de jugar cuando se encuentra en una mala racha.

Recomendaciones Personales

Para cerrar, les dejo algunos puntos a modo de resumen:

  • Cuidemos el Bankroll. Si hemos perdido la calma, lo mejor siempre será bajar de nivel, o tomarnos un cierto descanso.
  • Nunca subir de nivel durante una mala racha. Sólo se debe hacer en forma programada, y como consecuencia de un período de ganancias.
  • No tomar decisiones abruptas que cambien nuestro juego, que no provengan de un análisis profundo del mismo.
  • No apurarse por recuperar el dinero. El póker es un juego a largo plazo, y la paciencia y disciplina son atributos que todo jugador debe tener.
  • No jugar nunca cuando detectamos que estamos “on tilt”. Siempre quedará otro día para recuperar, no tengamos demasiada ansiedad por hacerlo.
  • Busquemos siempre jugar en situaciones óptimas.
  • No pensemos la mala racha como una derrota personal, o como un deshonor. Es
  • algo que no podemos evitar, y debemos afrontarla de la mejor manera posible.
  • Trabajar en el proceso de mejora contínua de nuestro juego, asegurará los
  • resultados a largo plazo.

Espero les haya gustado. Les dejo un saludo.-

 

 Puedes encontrar más entradas de NachoAce en su blog: nachoace.blogspot.com.

nacho ace

Nacho Ace

NachoAce es jugador de poker profesional argentino y ostenta el estatus de SuperNova Élite en PokerStars. Es habitual de las mesas de cash NL200, NL400 y NL600 y actualmente cuenta todas sus progresiones en su blog nachoace.blogspot.com.

Otros artículos del autor

Acerca de las malas rachas (II)

04 de mayo de 2012 Leer >

Acerca de las malas rachas (I)

25 de abril de 2012 Leer >

Otros artículos



ir a inicio de p�gina