El ocaso del Campeonato de España de Poker

09 de septiembre de 2011 Jorge Iglesias

 

El Campeonato de España de poker, también conocido por sus siglas CEP, ha experimentado este año un gran bajón con respecto a anteriores temporadas. Y eso que el buy-in, la estructura y las plazas son las mismas que en otras ediciones.

Podemos deducir, que el cese de la actividad en la sala patrocinadora del evento (EuroSuperPoker) ha sido una de las principales razones de este declive. Pero en Poker10 cuestionamos si esta es la única.
 
Es por ello, que hemos querido preguntar a algunos profesionales de nuestro país acerca del por qué de la situación actual del circuito de poker español con más historia. Les hemos preguntado sobre las siguientes cuestiones:
 
  1. ¿Por qué empezaste a jugar el CEP? 
  2. ¿Por qué has dejado de jugarlo? 
  3. ¿Crees que se ha ido quedando atrás?
  4. Como jugador ¿Cómo lo reflotarías?
 
Fernando Martín, “Kasparoso”, es el profesor de la Escuela de Paradise Poker. En el año 2007 fue el campeón de España, cuando contaba 46 años. Cuatro años más tarde no sigue disputando este circuito.
 
1- Empecé en 2006, entonces era el único torneo serio que existía en España y por lo tanto había que jugarlo.
 
2- Aparecieron en los años siguientes torneos con mejor estructura y el calendario empezó a crecer, entonces llegó el momento de seleccionar y el CEP era el que tenía peor estructura. Ese fue el motivo por el cual empecé a descartarlo de mi calendario, aunque siempre juego alguna prueba que me venga bien.
 
3- No hay duda que es así. El nivel de los jugadores españoles ha ido creciendo y por lo tanto las exigencias de estos también. Cada vez más jugadores españoles compiten en eventos internacionales con estructuras serias y cuando miran al CEP ven un torneo que no tiene los requisitos que estos jugadores estiman necesarios para participar en este circuito.
 
Por contra el CEP no ha mejorado en estructura, por ello, y a pesar de tener una gran participación debido al gran boom que ha tenido el juego en todos los rincones del mundo, los mejores jugadores españoles no suelen participar.
 
4- Evidentemente haciendo un circuito de torneos serios de tres días de duración con la estructura adecuada. Sería un gran vehículo para aumentar de forma significativa el nivel de juego de una gran cantidad de jugadores españoles que habitualmente participan en este circuito.
 
De acuerdo con los datos de participación, el CEP nunca ha congregado a un número de jugadores que podamos considerar como “media”. Las cifras siempre han ido bailando, aunque dependiendo del destino en el que tuviese lugar la etapa el número podía verse venir.
 
No en vano, entre 2009 y 2010, que fueron los años dorados del torneo, se entregaron premios de más de 70.000 euros para el campeón y los fields siempre superaban, salvo en ocasiones contadas, los 150 jugadores. Una situación que solo hemos podido ver en dos de los siete torneos de 2011.
 
Y es que el evento llegó a reunir a 407 participantes en Barcelona’09 y 369 en Peralada’10. Las dos fechas más concurridas.
 
Este año los registros han sido muy pobres. Con 88 jugadores en Tarragona y una cifra similar en Badajoz, apenas se han podido salvar de la quema las paradas de Málaga (183), de Alicante (203) y de Peralada (272).
 
Precisamente, este último torneo –el primero en orden de desarrollo– auguraba un campeonato muy disputado y en el que podríamos ver a muchos jugadores. Agua de borrajas.
 
Javier Piazuelo Pizu” ha sido el último jugador en coronarse campeón del certamen. En 2010 mantuvo una disputadísima lucha con Anna Sánchez por este galardón. Finalmente, el jugador de Azartiapoker se hizo con el título. Al vigente campeón también hemos querido formularle las mismas preguntas.
 
1- Empecé a jugar el CEP porque su precio era el más asequible de todos los circuitos nacionales que tenían cierto prestigio y cobertura mediática. Además, siempre algún amigo jugaba el circuito y me animaba a jugarlo junto a ellos, hará dos años y medio.
 
2- Lo he dejado porque he creído más interesantes otros circuitos como las FTS, algunas paradas del Estrellas y lo he combinado con algunos eventos del European Poker Tour, del World Poker Tour y de las World Series of Poker, que son eventos de mayor calibre, tanto por cobertura mediática, por estructura del torneo y por precio de entrada.
 
3- Pienso que el poker nacional ha ido avanzando y evolucionando y el CEP se ha estancado. No ha modificado la estructura de los torneos ni se ha adaptado a las exigencias de los jugadores regulares del circuito, lo que con el tiempo ha propiciado que los jugadores profesionales le demos hoy en día menos relevancia de la que ha estado teniendo estos años.
 
4- Si se le quiere dar un status de circuito fuerte y de referencia en el panorama del poker español para mí debería:
  • Aumentar el precio de entrada. Con ello conseguiríamos que los jugadores profesionales nos animemos a jugar algunas etapas, atraídos por mayores premios, por lo que la cobertura mediática aumentaría.
  • Tener una misma dirección y normas en todas las etapas. Un director o equipo de directores único en todo el circuito haría mucho más fácil, dinámico y serio el circuito. Si además se utilizaran fichas propias del CEP se evitarían posibles trampas.
  • Cambiar la estructura de juego del torneo, así como aumentar el número de días de juego de cada etapa.
  • Reducir el número de etapas. Son demasiadas etapas y se hace muy cansado, además muchas de las paradas se realizan en lugares donde difícilmente acuda un gran número de jugadores.
 
La visión de Javier Piazuelo no difiere mucho del sentir de Fernando Martín. No hay que olvidar que muchas de las grandes figuras del poker español han crecido con el CEP, pero se han ido distanciado en busca de mejores estructuras, tal y como confirman los profesionales.
 
Para tratar un poco más a fondo este tema hemos tomado como referencia la estructura del Estrellas Poker Tour (ESPT), otro de los circuitos españoles de poker, que parece haber crecido en este segundo año de existencia.
 
El CEP ofrece 15.000 fichas de stack inicial y niveles de 40 minutos, mientras que el ESPT ofrece 15.000 fichas iniciales y niveles de 60 minutos. Transcurridas las dos primeras horas de torneo, en el CEP se empieza a disputar el nivel 4; siendo este el momento en el que entra el ante en juego y situándose las ciegas en 150/300.
 
Mientras esto sucede, en el ESPT todavía tenemos 3 niveles más sin ante y las ciegas que entran en juego solo son de 75/150.
 
Vamos un poco más lejos y comparamos esta situación en el nivel 15. En este nivel suele reanudarse la acción el último día de competición del CEP. De acuerdo con el seguimiento en directo realizado por nuestro compañero Arturo Patiño durante el CEP de Peralada, en enero de este año, el francés Doudoch Aziz terminó chipleader el día 1 de competición con 182.200 puntos tras once horas de juego (esto vienen siendo 16 niveles y medio, aunque quitaremos dos niveles y medio atendiendo a los descanso que se realizaron).
 
El nivel 15 arranca con las ciegas en 2.500/5.000 ante de 500. Esto significa que el chipleader del CEP de Peralada 2011 tenía al empezar la jornada 36 ciegas. La media en ese momento era de 78.460 fichas -pues quedaban 52 de los 272 jugadores-, esto significa que la media estaba en 15 ciegas. Veintisiete entrarían en premios.
 
Vamos ahora al ESPT de San Sebastián. Al comienzo del nivel 16, Fernando Piñeiro es el líder con 235.000 fichas. Las ciegas que entraban en ese momento eran de 2.000/4.000 ante de 400; o lo que es lo mismo casi 59 ciegas. Quedan 36 jugadores y 32 llegarán a cobrar. La media estaba en 124.285, lo que supone 31 ciegas.
 
Nos acercamos ahora a la situación de ambos torneos en la mesa final. En Peralada, el líder en fichas de la mesa final es Jordi Martínez Alekhine”, que cuenta 850.000 puntos. En ese momento arranca el nivel 21 (10.000/20.000 ante 2.000). Su stack son 42 ciegas. La media está en 453.333, que son 22 ciegas.
 
En San Sebastián entra chipleader Fernando Piñeiro con 900.000 fichas, en el nivel 22 (8.000/16.000 ante 2.000). Esto suponen 56 ciegas. El jugador con menos fichas es Dani Hernández, que cuenta 270.000, que vienen siendo 15 ciegas. La media es de 483.333 (30 ciegas).
 
Con esta explicación, y sobretodo con las palabras de dos de los profesionales más reconocidos de nuestro país, resulta necesario que de cara a la próxima temporada se lleve a cabo una reestructuración en el Campeonato de España de Poker.
 
 

 

Puedes seguir a Jorge Iglesias a través de Poker10

jorge iglesias

Jorge Iglesias

Jorge Iglesias es redactor de Poker10

Otros artículos del autor

Emigrar o no emigrar, esa es la cuestión

21 de septiembre de 2011 Leer >

El efecto 'Isildur1'

31 de marzo de 2011 Leer >

Otros artículos



ir a inicio de p�gina