Pasar de On-line a jugar en vivo, por Jordan 'iMsoLucky0' Morgan

04 de julio de 2008 Artículos de profesionales del poker

Luego de practicar su juego on-line por un tiempo, muchos jugadores deciden dar el siguiente paso y probar sus habilidades para el poker en una sala en vivo. Para algunos, la transición es fácil pero para otros, las diferencias entre jugar en la computadora y jugar en una mesa en vivo pueden ser difíciles de superar.

Para muchos jugadores on-line, uno de los ajustes más difíciles de hacer es la velocidad, la baja velocidad, del juego en vivo. Mientras que en una mesa on-line puedes ver entre 50, 60 manos por hora y muchas más si juegas varias mesas al mismo tiempo, en las mesas en vivo podrás ver quizás 20 manos en una hora de juego. El juego es simplemente muy lento. Algunos jugadores pueden pasar el fastidio de la espera con música o perdiéndose en sus propios pensamientos cuando no están envueltos en una mano.

Personalmente, no tengo ningún problema con escuchar música en la mesa, pero yo prefiero conversar con algunos de los jugadores sentados cerca de mí durante el juego. Para empezar hay un aspecto social muy importante que tiene el juego en vivo, algo que simplemente no puede encontrarse on-line. Y en segundo lugar, conversar con tus compañeros de juego puede ayudarte a determinar qué tipo de jugadores son. Por ejemplo enterarte si simplemente está pasando el tiempo en una mesa de $5/$10 mientras espera un juego más grande, o es un turista simplemente entreteniéndose un rato, o si es un cliente regular.

Estos detalles que puedes llegar a conocer sobre tus oponentes pueden ayudarte a determinar qué tipo de jugadores pueden ser: serio, casual, agresivo, etc. Por lo tanto, cuanta más información puedas recolectar, más acertadas serán las decisiones que tomes cuando estés en una mano grande. Lo que me lleva a otra distinción importante entre el juego on-line y en vivo – la concentración en tu oponente.

Cuando estás jugando on-line, juegas con una cantidad de información mucho más limitada que la que posees cuando juegas en vivo. Es posible que puedas observar la cantidad de veces que un jugador sube o re-sube la apuesta desde el botón y calcular sus estadísticas, pero cuando llega el momento de la decisión debes tomarla basado en tus cartas de mano, tus estadísticas y los patrones de comportamiento que puedas determinar en tus oponentes. Cuando juegas poker en vivo, por otro lado, tienes mucho más información a tu disposición que puedes tomar en cuenta para tomar tus decisiones.

¿Cómo está apostando tu oponente, como está sentado a la mesa? ¿Parece seguro de sí mismo? ¿Parece asustado? ¿Cambia su conducta cuando está envuelto en una mano, habla más? ¿Menos? ¿Está perdiendo el control? ¿Embriagado? Toda esta información extra es lo que a mí me convence de que, al jugar en vivo, es mucho más fácil leer a tus oponentes y a cambio, puedes determinar mucho más fácilmente las posibles manos, o quizá la mano exacta que posea en determinado momento. Uno de los errores más comunes que veo a jugadores cometer cuando recién comienzan a jugar en vivo, es justamente ignorar este tipo de información sobre sus oponentes y juegan un juego muy “general” en lugar de concentrarse en un oponente determinado.

Mi consejo para estos oponentes es simple; baja la velocidad de tu juego, piensa. Si prestas atención a lo que ocurre a tu alrededor y a tus oponentes, veras que hay mucho más información que debes procesar y a veces esto toma tiempo. Piensa en la forma en la que se juegan las manos, y en la forma en que la juega tu oponente, y veras como mejora tu juego.

Jordan 'iMsoLucky0' Morgan es jugador profesional de Full Tilt Poker

Descargar

 

El autor es jugador profesional de poker.

artículos de profesionales del poker

Artículos de profesionales del poker

El autor es jugador profesional de poker.

Otros artículos del autor

Los pros y contras de ser activos al principio

06 de febrero de 2009 Leer >

Semi-Farol, por Andy Bloch

05 de febrero de 2009 Leer >

Como jugar los Primeros niveles de Turbo MTTs, por Michael Craig

24 de diciembre de 2008 Leer >

Otros artículos



ir a inicio de p�gina