Probabilidades implícitas II, por Andy Bloch

28 de enero de 2008 Varios

En mi consejo anterior, he hablado sobre los principios básicos de las probabilidades implícitas. Como recordarás, las probabilidades implícitas se calculan dividiendo la cantidad total que podrías ganar en un bote determinado, entre el número de fichas que estás poniendo en ese bote. Explicado de otra manera, las probabilidades implícitas calculan la futura acción y apuestas que pueden ocurrir en una mano determinada, mientras que las probabilidades del bote se concentran en el aquí y ahora de la mano.

Ahora que entiendes la diferencia entre probabilidades implícitas y probabilidades del bote, es hora de analizar algunos de los conceptos más avanzados relacionados con las probabilidades implícitas, junto a algunos de los errores más comunes que muchos jugadores cometen por aplicar estas reglas incorrectamente.

Estimando Probabilidades Implícitas – Uno de los errores más comunes que muchos jugadores (tanto principiantes como profesionales) cometen, es sobreestimar sus probabilidades implícitas en una determinada mano. Por ejemplo, en la primera temporada de Poker After Dark, un pro muy conocido (algunos pueden creerle engreído), pagó una apuesta muy grande que yo hice en el turn con más nada que un draw por escalera interna. Pensó que yo nunca lo pondría en una escalera si lograra su mano y que le pagaría en el river si consiguiera su cuatro outs.

Aunque en teoría pudo haber hecho lo correcto, aún cometió un error muy grande al pagarme la apuesta en esta mano, porque aunque todas mis fichas acabaran en el centro, él no lograba las probabilidades correctas en este bote.

Miremos los números, para mejor describir lo que quiero decir. Mi oponente estaba buscando cuatro cartas para completar su mano, lo que significa que únicamente tenía un 9% o 10% de pegarla. Esto significa que necesitaba probabilidades de al menos 9-1 o 10-1 para justificar su movida, porcentaje que, basado en la cantidad de fichas que me quedaban a mí, él no estaba ni cerca de obtener.

En general, implied odds no van a ayudarte si estás buscando cuatro o cinco cartas pendientes para lograr tu mano. Idealmente, deberías tener nueve o más cartas que puedan hacer tu mano, antes de comenzar a preocuparte por las probabilidades implícitas en una mano cualquiera.

Equivocarse al Calcular Probabilidades Implícitas – Uno de los errores que veo más a menudo es cuando jugadores piensan que están obteniendo probabilidades implícitas, pero se equivocan. Por ejemplo, digamos que hay dos jugadores envueltos en una mano y uno de ellos presiona jugando todo en el turn. El segundo jugador está en un draw por un color o una escalera, y paga la apuesta.

Si las probabilidades del bote son correctas aquí, es una buena decisión. De todos modos, si las probabilidades del bote son malas, también lo es la decisión, porque no hay más fichas yendo al bote en el river, lo que significa que las probabilidades implícitas simplemente no existen en esta mano. Al cometer el error de no distinguir la diferencia entre probabilidades del bote y probabilidades implícitas, muchos jugadores experimentados terminan poniendo sus fichas en riesgo más seguido de lo que beberían.

Telegrafiar Tu Mano – Hay muchos momentos en que los jugadores calculan apropiadamente sus probabilidades implícitas en una mano y correctamente igualan una apuesta, sólo para encontrarse con que nadie les paga a ellos cuando logran su mano. ¿Te preguntas por qué? La respuesta es simple: telegrafiaron sus manos.

No tiene nada de malo tomarse el tiempo necesario al enfrentar una decisión difícil en una mano. Sin embargo debes recordar que cuanto más tiempo te tomes para decidir lo que vas a hacer, más información puedes estar dándoles a tus oponentes sobre tus cartas. Digamos que te tomaste tu tiempo al igualar una apuesta en el flop y luego eres bien rápido cuando una carta color llega en el turn. Las posibilidades más grandes son que tu oponente se va a ir al mazo asumiendo – y probablemente sin equivocarse – que haz hecho color.

Si tu juego en una mano parece obvio, probablemente lo es, lo que significa que las probabilidades implícitas que pensabas que tenías luego del flop probablemente nunca existieron para empezar. En sentido práctico, esto significa que deberías considerar el estilo de tu oponente como un factor más en la ecuación cuando calcules tus probabilidades implícitas en una mano. Si él es flojo y arriesgado, tus posibilidades van a ser mucho mejores que si es apretado y sólido.

Proteger Tu Mano – Por otro lado, debes aprender a proteger tu mano contra oponentes que vayan por el draw en tu contra. Limita tus apuestas al tamaño de la mitad del bote para asegurarte de que no les estés dando las probabilidades correctas para que te igualen. Si te pagan, y una carta peligrosa se da vuelta en la mesa, aún puedes negarles sus probabilidades implícitas al pasar o irte al mazo si tu oponente lidera con una apuesta.

  • Atención a las Probabilidades Implícitas Negativas – Este es uno de los conceptos más importantes y difíciles de comprender. Probabilidades Implícitas Negativas, significa que debes estar preocupado por lograr tu mano y también pagarle a un oponente que pueda lograr una mano mejor que la tuya. Si apuestas luego de hacer color con Jack-alto y tu oponente sube la apuesta detrás tuyo, quizás tengas que pagarle aunque creas que su color es más alto. Un manera de manejar esta situación y minimizar tus perdidas potenciales es pensar en el bote total como si valiera un poco menos de lo que en realidad vale antes de considerar pagar la apuesta. Si los odds no justifican, procede con cautela.

Dominar los diferentes matices de las probabilidades implícitas toma tiempo y práctica, pero a la larga, el dominio de esta parte del juego vale el esfuerzo. Comienza a pensar y considerar lo que potencialmente suceda unos pasos más adelante en una mano, antes de comprometerte temprano en la acción y estarás bien encaminado al próximo nivel.

Texto y foto: Full Tilt Poker
 



ir a inicio de p�gina