Mikalai Pobal pesca un EPT en aguas revueltas

El bielorruso fue el más listo de la clase, y aprovechó la falta de concentración finesa para hacerse con la victoria del EPT de Barcelona. Samuel Rodríguez finalmente firmó la 5.ª posición.
26 de agosto de 2012 a las 04:23

 Por fin, tras una semana de eliminaciones, bad beats, coolers y riverazos en el European Poker Tour de Barcelona, hemos podido conocer el nombre del ganador de este torneo, al mayor celebrado en territorio español hasta la fecha. ¿Su nombre? Mikalai Pobal.

Hemos asistido a una mesa final realmente trepidante. Pocas de las celebradas en las 8 temporadas anteriores del EPT se recuerdan tan apasionantes y espectaculares como la que hoy hemos podido ver aquí, en el Gran Casino de Barcelona. Los ocho jugadores dieron acción a raudales y pudimos ver una serie de movimientos pre y post flop dignos del mejor poker del mundo. No en vano muchos de los nombres TOP mundiales se desplazaron hasta la ciudad condal para participar en este festival de poker que se ha estado celebrando durante los últimos 15 días.

Teníamos también el aliciente de saber si, de una vez por todas, un español podría hacerse con el trofeo que le acredite como vencedor de una prueba del EPT, algo que se nos lleva resistiendo ya mucho tiempo. Samuel Rodríguez era el nombre que todos estábamos siguiendo y animando, el cual partía hoy con un stack de 6.450.000 puntos.

Finalmente no pudo ser. A Samuel la fortuna le fue esquiva, y en apenas un par de manos, su stack, que había llegado a ser de casi 8.000.000 se vio reducido a cero. El declive del español, fue en buena parte provocado por la mala fortuna, que se encontró con Samuel en el momento que menos hubiera podido desear. Los turns y rivers que recibió el jugador catalán se vistieron de demonio para dar su peor versión.

Su pesadilla particular se llamó Joni Jouhkimainen. A él fueron a parar todos sus puntos en dos manos donde al finés se le aparecieron los dioses que allí puedan tener. El primer encontronazo vino cuando Samuel aceptó el envite de su rival en un flop hk s8 s6 con sus d8 h8 en la mano. Jonathan no tenía más que un proyecto de color, que tras aparecer el c7 en el turn, se completó en el river con el s2. Comenzaba así el calvario de Rodríguez.

Apenas unos minutos después, dentro del mismo nivel, llegó la puntilla. Desde que ya se vieran las caras en la mano anterior, Samuel tenía grabados en su cabeza sentimientos de venganza. Es por ello que decidió pagar el 3bet fuera de posición con su c8 h7 ante la resubida de Jouhkimainen con s9 s6. El flop no podía ser mejor para Samuel: s8 d7 dj. Después de la otra mano y las apuestas antes del flop, el español se había quedado con apenas 2.2 millones de puntos, los cuales fueron a parar al centro de la mesa ante el push del finés. Él presentaba s9 s6, apenas un proyecto de escalera con backdoor de color. Precisamente “color” fue hoy la palabra maldita. De nuevo las picas era lo que había que evitar, y lo que acabó llegando. En turn una sq nos ponía el miedo en el cuerpo, y con la aparición del s3 se nos acabó de descomponer el cuerpo. Samuel Rodríguez quedaba apeado del torneo de forma brutal, firmando así la 5.ª posición por un premio de 230.900€. ¡Enhorabuena!

 Anteriormente a él, habían caído otros tres jugadores. El primer eliminado fue una de las figuras del poker que teníamos en ella. John Juanda, un jugador que ha jugado los mejores torneos y ha obtenido los mejores resultados, se quedaba pronto fuera de la lucha por la victoria. Samuel era el que abría el bote en ese momento aprovechando su entonces condición de líder, y John Juanda como short-stack decidió empujar su stack con d5 c5. La mesa foldeó y el español le pagaba con ca c5. La mesa trajo dobles parejas superiores al 5, con lo que Juanda se quedaba fuera en 8.ª posición por 76.100€.

 
John Juanda nos dio menos juego del que podría haber dado con más puntos

Tras él vinieron las eliminaciones de Antonin Duda (7.º – 125.950€) y Sinel Anton (178.400€), que pasaron por esta mesa final casi de puntillas. Bueno, a decir verdad no fue del todo así. Anton, el jugador rumano, mostró su afán de protagonismo a todos los que vimos esta mesa final. Cada vez que le llegaba la mano era un calvario. Para foldear manos como d7 c2 se tomaba su tiempo, como si realmente estuviera siquiera planteándose si realizar alguna acción. Ya constatamos esta situación en días anteriores, pero hoy acabamos de corroborar nuestras peores teorías. Sus triquiñuelas para perder tiempo, e intentar sacar de lugar a sus rivales salieron a la luz cuando vimos el tipo de documentación con la que hacía estos numeritos, los cuales no gustaron nada a sus rivales. Afortunadamente no tardó en abandonarnos.

Fue a partir de este momento, cuando quedando 4 jugadores presenciamos un auténtico espectáculo. Joni Jouhkimainen dominaba la mesa, tanto en puntos como en la acción. No se perdía un solo bote y pudimos asistir a un repertorio de movimientos que no dejó de asombrarnos. En uno de ellos, llegó la eliminación del 4.º clasificado: Anaras Alekberovas. Jouhkimainen le había ido comido poco a poco el stack, con variedades de cartas que podríamos elegir en orden aleatorio. Cuando Anaras finalmente cogió una buena pareja, de h9 s9 en este caso, pensó que podía resultar éste un buen spot para doblarse. Pero mal asunto cuando se encontró al finés que en esta ocasión sí llevaba buena documentación. Su joven rival levantó sk dk y ahí se acabó la mano. Pese a todo, el lituano se llevó un premio de 301.750€.

 
El finlandés fue quien le dio el jaque mate al ajedrecista lituano

La ventaja de Jouhkimainen tras esta eliminación era aún mayor. Cuando él llegó a tener 20 millones de puntos, sus otros dos rivales, Mikalai Pobal e Ilari Sahamies, apenas contaban 5 los millones en su stack, pero ambos consiguieron doblarse a costa de él en sendas ocasiones. Primero Pobal con c8 d8 contra el sa dj del rival, y luego Sahamies con d8 d7 contra los ck sk de Joni en un flop donde Sahamies había ligado dobles parejas, cogieron así su parte del stack del joven jugador finés.

Tras esto, llegó el descanso, y con el descanso, la cena, y con la cena, no sabemos si llegaron las copas, la relajación o el qué, pero tanto Sahamies como Jouhkimainen parecían otros. Mucho más relajados, habladores, dicharacheros y por qué no decirlo, poco concentrados. A partir de ahí, el torneo parecía importarles poco, y sin duda, esta situación la supo aprovechar perfectamente Mikalai Pobal, quien demostró sí querer el título.

Los dos jugadores escandinavos se pusieron sendos sombreros brillantes, muestra inequívoca de lo poco que pasó a importarles lo que allí se estaba jugando. Además, cuando con un 6bet all-in que “Zigmund” le hizo a su compatriota con cq c8, Joni se tuvo que tirar, perdiendo así el liderato, los sombreros cambiaron de cabeza, como muestra del jugador que en ese momento ocupaba el liderato en esta mesa final.

Seguido a esto, continuó el hundimiento de Joni, que seguí perdiendo fichas casi siempre en favor de Pobal, hasta que Sahamies le acabó dando la estocada mortal. Ambos jugadores se acabaron jugando las castañas antes del flop, Sahamies con ha cj y Joni con c9 s9. El board trajo ca s3 s7 dt sq y de esta forma, Joni Jouhkimainen quedaba eliminado en 3.ª posición por un premio de 404.050€. Eso sí, puede decir que hoy ha pagado la cena más cara de la historia. A buen seguro que si hubiera seguido en la línea que llevaba antes del break, se hubiera hecho con la victoria y fácil, pero con la nueva “actitud”, Joni dejó escapar 600.000€, se dice pronto.

 
"Joni, la gente está muy loca"

Y tras esto, quedó servido el HU final. Todos dábamos como favorito (yo incluido) a Ilari Sahamies, dada su dilatada experiencia en esta modalidad, pero como decimos, ambos finlandeses vinieron con pocas ganas de llevarse la victoria. Tal vez eso también hizo que el cara a cara durara sólo un puñado de manos. Las primeras sirvieron de tanteo, y para que Pobal cazara un favorl a Sahamies que le valió para ponerse por delante, y poco después llegó la refinitiva.

Zigmund” acabó metiendo una 4bet all-in con su s9 s5 que Mikalai Pobal insta-pagó con da ha. Las picas estuvieron muy presentes a lo largo del día de hoy, pero esta vez no cayeron las suficientes. El board fue sa hq d4 cj sk de manera que la victoria caía del lado del bielorruso, que se llevaba así el premio gordo de 1.007.550€.

 
Victoria muy trabajada para el jugador bielorruso

El propio ganador, en las breves palabras que dejó en nuestro micrófono una vez el torneo había acabado, nos trasladó cuál fue su estrategia a seguir durante esta mesa final en la que se acabó imponiendo:
 

 Por nuestra parte, esto ha sido todo desde la ciudad condal. Antes de irnos, queremos dar la enhorabuena tanto a los jugadores que han conseguido buenos resultados bien en el Main Event como en los distintos torneos paralelos que se han celebrado, como al Casino de Barcelona por albergar, organizar y “lidiar” con el torneo más grande que se haya celebrado jamás en España. El equipo de crupieres dirigidos por Gerard Segarra y David Tusell se merecen como mínimo estas letras de reconocimiento por el magno trabajo realizado estos días, en el que las horas se iban amontonando sin apenas ya caber en este recinto. Los más de 65 dealers que han llenado las mesas del Hotel Arts han estado a la altura de los mejores, por lo que les damos un 10 tan grande como el de nuestro logo.

 
Gabri, Ricky, Esther, Marc y Gerard hoy sólo fueron una pequeña representación de muchos más
 

Y ahora sí, nos despedimos. Si os habéis perdido algún detalle de los 7 días que ha durado este torneo, no dudéis en visitar nuestro seguimiento en directo patrocinado por PartyPoker.es, donde podréis volver a rememorar situaciones, fotos, vídeos y anécdotas.

Tanto Roi Gómez como un servidor, os damos las gracias por estar al otro lado de la pantalla.

 Un saludo y nos vemos pronto...



ir a inicio de p�gina