La textura no solo tiene que ver con las telas

10 de marzo de 2006 Artículos de profesionales del poker

Por Phil Gordon
Traducción autorizada: fulltiltpoker.com

Normalmente, antes de tomar una decisión en el flop o en el turn miro la «textura» de las cartas de la mesa, es decir, qué cartas están en juego y si estas podrían mejorar las posibles cartas iniciales de los rivales, y ello me ayuda a decidir si apuesto y cuánto.

Mi apuesta normal tras el flop va del 33% al 100% del tamaño del bote. La textura de las cartas me dicta el porcentaje del bote a apostar, en función de cuatro factores:

  1. La fuerza de mi mano en relación con todas las probables jugadas de los rivales.
    • Si tengo una mano muy fuerte respecto a todas las probables jugadas de los oponentes, normalmente apuesto la proporción inferior del citado intervalo, aproximadamente un tercio del bote. Quiero que el rival me iguale.
    • Si tengo una mano de fuera moderada, suelo apostar dos tercios del bote. Quiero que mis rivales tiren algunas manos mejores que la mía y que igualen con algunsa cartas peores que las que yo tengo.
    • Si tengo una mano débil y quiero subir, apuesto la cantidad del bote. Quiero que los oponentes tiren cartas que serán mejores que las mías.
  2. Las posibilidades que tienen mis cartas de mejorar.
    • Si es improbable que mis cartas mejoren, tiendo a apostar más de dos tercios del bote. Quiero llevarme el dinero en ese mismo momento.
    • Si es probable que mis cartas mejoren (en el 15% o el 20% de las ocasiones), suelo apostar dos tercios del bote.
    • Si es muy probable que mis cartas mejoren (en más del 34% de las ocasiones), tiendo a apostar la mitad del bote.
  3. La posibilidad de que el rival haya armado una buena jugada en el flop y tenga una pareja u otra jugada mejor.
    • Si es improbable que el flop haya dado al rival una pareja alta o una jugada mejor, tiendo a apostar un tercio del bote.
    • Si es probable que el rival tenga tras el flop una pareja y creo que no tengo la mejor mano, tiendo a apostar dos tercios del bote.
    • Si es probable que el rival tenga tras el flop doble pareja o mejor y creo que tengo la mejor mano, tiendo a apostar el tamaño del bote; si creo que no tengo la mejor mano, casi nunca apuesto.
  4. La posibilidad de que el rival tenga un proyecto fuerte (de color o escalera, que sería la mano dominante de la mesa).
    • Si creo que mi rival tiene un proyecto fuerte y pienso que tengo la mejor mano, suelo apostar el tamaño del bote.
    • Si creo que mi rival tiene un proyecto fuerte y es posible que no tenga la mejor mano, casi nunca apuesto.
    • Cuando los cuatro factores me llevan a diferentes conclusiones sobre cuánto apostar, calculo la media y apuesto dicha cantidad.

Con el tiempo, desarrollarás un sentido de la textura de las cartas comunes y de la cantidad a apostar en función de este factor, que acabará permitiéndote tomar decisiones casi automáticamente. Entonces, podrás gastar menos tiempo en la toma de decisiones y dedicarás más tiempo a observar a tus rivales.

Esta lección está extraída del libro de Phil Gordon Little Green Book: Lessons and Teachings in No Limit Texas Hold'em, publicado por Simon Spotlight Entertainment.

El autor es jugador profesional de poker.

artículos de profesionales del poker

Artículos de profesionales del poker

El autor es jugador profesional de poker.

Otros artículos del autor

Los pros y contras de ser activos al principio

06 de febrero de 2009 Leer >

Semi-Farol, por Andy Bloch

05 de febrero de 2009 Leer >

Como jugar los Primeros niveles de Turbo MTTs, por Michael Craig

24 de diciembre de 2008 Leer >

Otros artículos



ir a inicio de p�gina